Recomendaciones

Preparar la visita médica


Preparar la consulta médica

ALGUNOS CONSEJOS PARA PREPARAR BIEN LA CONSULTA CON UN MÉDICO ESPECIALISTA.

Preparar la visita mèdica

Si deseas sacar el mejor partido del tiempo de la entrevista, prepara las preguntas antes de irte a la consulta.

Haz listas con los temas que deseas abordar (tus preocupaciones y tus objetivos) lo más claramente posible. Comienza por las prioridades. Todo ello con precisión. Por ejemplo: tus síntomas, los momentos en que hay un recrudecimiento o un alivio (momento del día: después de haber comido, haciendo un ejercicio), dolores, pruritos, náuseas, dificultades, etc.

Organiza tu expediente médico. Prepara tus últimas pruebas y análisis (pruebas sanguíneas, radiografías, informes, etc). Entrégalos de manera cronológica, los más recientes en primer lugar.

En la primera consulta:

  • - tus antecedentes médicos; por ejemplo: problemas cardíacos, tensión, tiroides, hemorragias, úlcera, artritis, problemas renales, cirugías, alergias, etc.
  •  
  • - los antecedentes médicos familiares: cáncer, enfermedades del hígado, problemas intestinales, diabetes, otros problemas significativos.
  •  
  • - los medicamentos que tomas: diarios, de vez en cuando, parapharm, fitoterapia, tratamiento hormonal, etc; ten en cuenta los nombres o trae contigo los prospectos.

Prepárate a tomar notas durante tu consulta. Comprueba si tus preguntas tuvieron una respuesta. Si no entiendes bien las respuestas, pide una explicación.

Pide cuándo debe tener lugar la próxima consulta, en cuánto tiempo los efectos de los medicamentos deben aparecer, lo que debes hacer si el tratamiento no funciona, en qué circunstancia debes contactar con tu médico de cabecera...

Tu especialista es la persona mejor preparada para ayudarte a recuperar tu salud y tu buena forma. Es importante tener una buena relación con tu especialista. Para ello es necesario que tenga experiencia o conocimiento sobre la enfermedad, una buena capacidad de relación humana e inspirarte confianza, ya que tu salud te pertenece. Pregúntale y pide respuestas.

La confianza que tengas en tu tratamiento será también parte de su eficacia.

Volver a recomendaciones